¿Estás pensando en reformar tu cuarto de baño antes de que termine el año? Las reformas en el cuarto de baño son de las más frecuentes en los hogares pero hay que tener en cuenta que esta obra no es lo mismo que pintar. Si te equivocas al elegir un color es tan fácil como volver a pintar por encima pero si haces mal la reforma de tu baño te encontrarás con una habitación que no te gusta y que seguramente tengas que soportar mucho tiempo.

Por eso, te recomendamos que dediques tiempo a determinar qué quieres exactamente en tu cuarto de baño y qué es prescindible en él. Y no olvides pedir consejos para aprovechar al máximo el espacio. Te ofrecemos cinco consejos que pueden ayudarte a tomar decisiones.

Instala suelo radiante

Sabemos que es un poco caro pero ¡merece la pena! Cada vez que salgas de la ducha en invierno y pises un suelo caliente lo vas a agradecer. Es un pequeño lujo que te va a encantar tener en casa y que hará que no quieras salir nunca de tu cuarto de baño.

Tienes que buscar suelos que sean compatibles con el sistema de calefacción radiante, así que asesórate si tienes pensado comprar tú los materiales para la obra para evitar problemas de incompatibilidad.

Combina bañera y ducha

Incluso un cuarto de baño no demasiado grande puede contar a la vez con una bañera y una ducha si se acomodan las piezas de forma inteligente. Una de las maneras de hacerlo es acortando la bañera a cambio de profundidad. Este tipo de bañeras permiten que la persona se siente con las piernas extendidas y el agua le cubra por completo sin tener que acostarse. De esta manera pueden ser más cortas y proporcionar, gracias a sus diseños ergonómicos, la misma comodidad.

De esta forma puede instalarse una ducha de esquina. Otra solución es apostar por la bañera de esquina, la cual ahorra espacio en el largo aunque ocupa un poco más en el ancho y por una ducha un poco más amplia. Todo se puede adaptar dependiendo de los gustos y necesidades de cada persona. Incluso es posible realizar un trabajo de obra que combine ambos sistemas ahorrando más espacio.

Ducha doble

Y si en vuestro hogar tenéis claro que lo que os gusta es ducharos y siempre hay problemas por los horarios, una ducha doble puede ser la solución. Se trata de una ducha un poco más grande que la individual a la que se le colocan dos alcachofas.

Es importante tener en cuenta que es necesaria una cierta presión de agua para que puedan funcionar las dos duchas a la vez, así que antes de contratarlo consulta a los profesionales que van a llevar a cabo el trabajo para que estudien si es posible hacerlo y si conseguir esa presión de agua podría suponer alguna obra adicional.

Una buena decisión en estos casos es instalar un sistema de hidromasaje en uno de los lados y una ducha sencilla y convencional en el otro, para disponer de los dos modos de ducha sin forzar demasiado las posibilidades de la instalación del agua.

Las duchas de obra son una buena opción si se quiere aprovechar al máximo el espacio tanto para una ducha individual grande como para una ducha doble, consultan presupuestos y verás que seguramente te merezca la pena.

Gran espejo para dar amplitud a la estancia

Conseguir que un cuarto de baño pequeño se vea amplio y luminoso es posible si se juega con la colocación de las luces y con algún espejo. Pero no es conveniente abusar colocando varios o el efecto podría ser realmente caótico. Por eso, lo normal es colocar un espejo que tenga exactamente el ancho del mueble del lavabo.

Pero dependiendo de la colocación del lavabo y del mueble es posible colocar un espejo de gran tamaño que comprenda toda la pared, consiguiendo así que la habitación se vea mucho más grande y que se refleje mejor la luz. Si tu cuarto de baño no es muy grande apuesta por el espejo empotrado en la pared. Ahorrarás en alicatado y también en el precio del espejo, además de que no perderás centímetros de encimera.

Mamparas totalmente transparentes

Durante algún tiempo se llevaron las mamparas opacas. La excusa era que daban privacidad a la persona que se estaba duchando si alguien más quería utilizar el WC. Lo cierto, es que si alguien va a utilizar el WC mientras te duchas va a ser alguien con quién necesariamente tengas mucha confianza así que no debería de ser necesario este detalle.

A cambio, con la mampara transparente se evitan las barreras visuales y se consigue que la habitación no se empequeñezca, algo que siempre es de agradecer en cuartos de baño en los que no hay demasiado espacio.