En la tarea de elección de materiales más idóneos para las diferentes condiciones y características de las diferentes partes que compone este edificio, valoramos como indicado, el material que precisamos para la ejecución del revestimiento de parte de la fachada, un porcelánico de gran formato (1x3m) y reducido espesor (3mm), con una gama de colores que se ajusta a las necesidades del cliente.

 

 

En la fase de valoración de los distintos materiales que podíamos utilizar para estos trabajos, descartamos:

-El monocapa , ya que es un paño expuesto a aguas, y por nuestra experiencia, este material marca las aguas de escorrentía a las que debe estar expuesto, en este caso.

-La chapa metálica (Alucubond) y el acero Corten, ya que precisaba una sub-estructura metálica que, por un lado no era económicamente viable y por otro no se ajustaba a nuestras exigencias de prestaciones del conjunto. 

-El acero Corten, también tiene el inconveniente del control de los diferentes colores y variado coloreado que adquiere con las lluvias y el tiempo.

Entre las ventajas que suponen este material (el porcelánico de gran formato), y las principales que nos llevó a su elección, están las siguientes:

  1. El material en sus desarrollos verticales, se trabaja con cola de cemento, que aconseja la misma empresa suministradora, y en sus desarrollos horizontales, se ancla con piezas destinadas a este uso. Lo que hace del revestimiento y el soporte, un conjunto homogéneo, sin dejar de ser flexible y capaz de absorber las dilataciones y posibles movimientos del conjunto.
  2. Los colores de este material, como cualquier pieza porcelánica, son inalterables al paso del tiempo y de las inclemencias metereológicas; tanto a altas temperaturas,  es impermeable, resistente a rayos UV …
  3. Este material además tiene las cualidades de:
  • Resistente al fuego
  • Resistente a productos químicos, grafitis…
  • Respetuoso con el medio ambiente, reciclable 100%
  • Superficie higiénica