El estilo moderno es un estilo sencillo, pero que no llega a los extremos del minimalismo ni tampoco a la austeridad del estilo nórdico. Precisamente este aspecto más abierto de su personalidad hace que tenga mucho más seguidores.

Si se quiere diseñar una casa de estilo moderno hay que seguir al menos tres directrices básicas en lo que se refiere a la arquitectura de la vivienda. La decoración sería otro tema que daría para otro artículo totalmente diferente.

Las tres claves del estilo moderno

Líneas puras:

Esta es una de las cualidades más representativas del estilo moderno. Olvídate de una casa con muchos balcones redondeados y con un diseño intrincado y complicado. Las líneas rectas y las figuras geométricas más sencillas, como los cuadrados, los rectángulos y algún triángulo serán las protagonistas.

Un buen ejemplo de este estilo son las casas con forma de cubos que tanto se ven en algunas zonas. Estas casas tienen la ventaja de ser muy fáciles de decorar en su interior y de que pueden jugar mucho con la luz, algo fundamental en el estilo moderno.

El uso del vidrio:

Acabamos de decir que la luz es fundamental en este estilo y una de las maneras de conseguir que haya luz es mediante el uso del vidrio que no solo estará presente en las ventanas, también lo estará en los pasamanos o en las paredes interiores de los huecos de las escaleras.

Pero el vidrio y las transparencias también pueden formar parte de la decoración sin tener relación con la luz. Por ejemplo, crear suelos de vidrio en su parte superior que dejan ver una zona interior entre ese vidrio y la placa de cemento. También se pueden usar los bloques de vidrio para el suelo en pasillos o en escaleras.

Estilo atemporal:

Es importante tener en cuenta que el estilo moderno es ante todo un estilo atemporal. Por eso, las sillas de estilo moderno que se realizaron a principios del siglo XX continúan formando parte de la decoración de nuestras casas y se ven ahora tan actuales como lo fueron hace casi cien años, en el momento en el que fueron ideadas.

Por eso, hay que escapar de todo aquello excesivamente llamativo o muy estridente. Todo tiene que encajar con suavidad y estar debidamente coordinado. Por este motivo es un estilo que gusta a la gran mayoría de personas.

¿Necesitas ayuda para diseñar tu casa con estilo? Contacta con nosotros.