Una de las cuestiones que la mayoría de compradores se preguntan es si comprar o no un piso a reformar. La mayoría ven una reforma como algo demasiado tedioso y, al contrario de lo que puede parecer, es una de las mejores decisiones que podéis tomar si queréis tener una casa totalmente a vuestro gusto y que cumpla las condiciones que buscáis.

Hoy os presentamos cuáles son las ventajas de comprar un piso a reformar y las claves para hacerlo con cabeza y sin sustos innecesarios.

Ventajas de comprar un piso para reformar

#1. El precio

Normalmente los pisos para reformar son mucho más baratos que los pisos ya reformados o nuevos.

#2. Diseño totalmente personalizado

Todos, absolutamente todos los elementos de tu casa los puedes elegir, desde los azulejos hasta los tiradores de las puertas, pasando por las puertas e incluso la calefacción.

#3. Distribución a medida

Puedes disfrutar de echar abajo todas las paredes y distribuir el espacio en función de tus necesidades. ¿Necesitas 2 o 3 baños? ¿Quieres que la cocina tenga unas vistas determinadas? ¿Deseas un vestidor?

#4. Acabados de lujo a tu alcance

Implicarte en la construcción te facilitará conseguir los mejores precios y que no te la peguen. Si cuentas con un constructor de confianza como los que formamos parte de Construcciones Cantó, podrás ir de la mano de los ejecutores de la obra y encontrar lo mejor al mejor precio.

Claves al elegir un piso para reformar

A la hora de elegir un piso u otro hay que tener en cuenta ciertas cuestiones que vamos a contarte a continuación con todo lujo de detalles…

#1. No tengas prisas

Lo mejor es mirar con calma todos los pisos disponibles en la zona donde querrías vivir y hacer anotaciones de los pros y contras de cada uno. Además, también es muy interesante disponer ya del constructor para que pueda ver todos aquellos asuntos más técnicos.

#2. Si el edificio es antiguo…

Deberéis tener en cuenta el estado de la estructura, los arreglos y mantenimiento que haya llevado a cabo la comunidad, el importe del recibo de la comunidad, si tiene humedades, etc.

#3. Fíjate en los elementos no redistribuibles

Es decir, temas como el número de metros, los balcones, terrazas, la puerta de entrada, las ventanas, los bajantes de las tuberías, etc. Y comprueba si lo que deseas llevar a cabo sería o no posible.

Si tienes en cuenta todo lo anterior verás que habrás hecho la mejor inversión de tu vida y conseguirás tener exactamente la vivienda de tus sueños. ¡Manos a la obra!