En más de una ocasión hemos tratado en este blog sobre las exigencias que se le deben de hacer a las empresas constructoras a fin de seleccionar a las más profesionales. Hemos hablado de que tienen que tener en regla todos sus papeles; que deben de tener una nutrida experiencia en todo tipo de trabajos; hemos comentado la necesidad de que cumplan con los plazos estipulados y también sobre su capacidad para coordinar a diferentes profesionales

Ahora, queremos hacer hincapié en otros detalles que también marcan la diferencia a la hora de trabajar y que pueden hacer que el cliente elija a una constructora por encima de otras.

    1. Precios competitivos

El precio es algo importante a la hora de optar por una empresa u otra cuando ambas cumplen con los parámetros básicos antes comentados. Pero no se trata solo de que el presupuesto sea más económico, sino que debe de estar totalmente desglosado para que podamos ver en qué radican las diferencias.

Un presupuesto más bajo puede parecer más atractivo en un primer vistazo, pero según se va profundizando en el mismo podemos darnos cuenta de que la mano de obra es realmente cara y que donde se ha recortado es en la calidad de los materiales. Esto, evidentemente, no sería interesante de cara al cliente.

Para evitar esto, lo mejor es especificar claramente qué calidades se desean para que los diferentes presupuestos sean más fácilmente comparables. Cuanto más especificado esté este tema más sencillo será comprar, no debiendo de aceptarse descripciones demasiado generales, como “alicatados de gama media” ya que dentro de esta definición se encontrarían una gran cantidad de variantes con precios muy distintos.

 

  • Poder ver los acabados

 

Poder ver edificios ya realizados por la empresa constructora es importante, pero si en el momento de solicitar el presupuesto la empresa está trabajando en algún edificio y se pudiera entrar para ver los acabados en el interior del mismo, esto permitiría hacerse una mejor idea sobre la calidad de los trabajos.

Poder ver cómo están rematadas las cocinas y los baños suele ser lo más interesante, porque es donde más a menudo se perciben fallos en la mano de obra, uso de materiales de dudosa calidad o malos terminados debido a las prisas.

La construcción de un edificio supone una gran inversión de dinero, incluso la reforma de la vivienda particular, y es normal que quienes van a realizar la inversión quieran tener toda la información al respecto para estar seguros de acertar en la elección.