Es importante diferenciar entre un chalet de piedra y un chalet con recubrimiento de piedra. Quizás, a primera vista, puedan parecer similares, pero no es en absoluto lo mismo.

  • Un chalet construido en piedra tiene toda su pared realizada en este material. Evidentemente, esto se nota mucho en el precio, ya que es mucho más caro realizar una vivienda en piedra que en ladrillo. La calidad de los materiales es muy diferente.

También se va a notar en el aislamiento, ya que la piedra es posiblemente el material que mejor aísla, potenciando que la vivienda esté fresca en verano y sea cálida en el invierno.

  • Un chalet revestido en piedra está construido con otros materiales, pero al final se le aplica un revestimiento, por dentro, por fuera o por ambos lados, en piedra natural o artificial. Esto hace que mejore mucho el aislamiento de la vivienda y que estéticamente parezca de piedra, pero a un precio mucho más económico.

El factor del precio suele ser determinante en la elección y por eso la gran mayoría de los clientes optan por los revestimientos cuando quieren darle a su chalet una apariencia rústica, pero sin invertir tanto como exige el construir en piedra. Si el revestimiento se realiza en piedra artificial el precio será todavía menor.

Los revestimientos también se eligen para las casas que se rehabilitan, dándoles así una mejor apariencia y mejorando su aislamiento.

¿Qué ventajas aportan los revestimientos de piedra?

Existen ciertas diferencias entre los revestimientos de piedra natural y artificial y también entre los diferentes tipos que existen en cada uno de ellos, pero no vamos a entrar ahora en ese tema, limitándonos a enumerar las ventajas de los revestimientos de piedra en general:

  • El mantenimiento. Los revestimientos de piedra exigen muy poco mantenimiento. Vienen tratados para evitar problemas relacionados con el moho o los musgos, por lo que no hay que preocuparse demasiado por ello. Sus propiedades permanecen intactas durante muchos años incluso en climas complicados y solo hay que realizar limpiezas muy periódicas para que todo se vea perfecto.
  • La estética. Para la mayoría, un chalet de piedra es mucho más atractivo que uno pintado o con el ladrillo a la vista. Pero además, existen muchos tipos de piedra distintos, tanto autóctona de la zona como traída de otros lugares. Gracias a esto es posible conseguir acabados muy diferentes y personales.
  • Aislante térmico y también acústico. Aunque no con los niveles de una casa construida totalmente en piedra, los revestimientos de este material aportan un mejor aislamiento a la misma.