La realización de pavimentos con hormigón fratasado es la técnica más tradicional de todas las que se pueden emplear para pavimentar. Consta de tres fases, la primera de las cuales es el vertido del hormigón. Tras esto, se pueden añadir diferentes materiales, como más cemento o cuarzo para dar brillo y, finalmente, la última fase consiste en el uso de maquinaria especializada, una fratasadora o helicóptero, para que el pavimento quede uniforme y se le otorgue el acabado deseado.

El fratasado se realiza cuando el hormigón todavía está en el proceso de fraguado. Una vez que se encuentra totalmente endurecido se puede aplicar un pulido para lograr que el acabado sea mucho más brillante.

En ocasiones, se recurre a la impresión sobre hormigón para imitar otros materiales o proporcionar un acabado mucho más estético. Una vez que se le ha dado el acabado deseado al hormigón fratasado se aplica una resina protectora. La misión de esta resina es, por un lado, impermeabilizar el hormigón, que es un material bastante poroso y, por otro, proteger la superficie del desgaste.

El hormigón impreso se utiliza muy a menudo en el suelo de naves industriales y en su exterior; también se utiliza en las zonas de jardín de las viviendas e incluso como suelo para el interior de las casas aunque en estas es también frecuente el acabado en pulido.

Cuando el hormigón se utiliza en interior, por ejemplo un patio o una gran terraza de una casa, es importante asegurarse de que esta estructura puede soportar el peso que va a recibir, ya que el grosor del hormigón fratasado es considerable, lo que eleva su peso por metro cuadrado.

Especialistas en hormigón fratasado

En Grupo Cantó somos especialistas en fratasar hormigón Alcoy, tanto para el acabado de naves industriales como en obras para particulares. La experiencia es muy importante en esta técnica, ya que aunque el fratasado puede parecer sencillo lo cierto es que no lo es.

La experiencia y la profesionalidad son imprescindibles para que el acabado final sea perfecto. Por ejemplo, si al mezclar los materiales del hormigón hay suciedad o impurezas, estas pueden alterar el resultado final del mismo. Además, es importante entender que el proceso de fratasado se lleva a cabo con el hormigón todavía blando y debe de finalizar antes de que se endurezca por completo, por lo que es preciso trabajar de manera ágil.