Algunas viviendas cuentan con una cocina muy pequeña y a la hora de reformarlas es muy importante jugar con el espacio para conseguir extraer lo mejor a los metros con los que contamos. Las cocinas a medida son la solución para este tipo de cocinas ya que permiten jugar con las formas y tamaños de los muebles tanto como se quiera para adaptarlos a las dimensiones exactas de la estancia.

Se evita así perder espacio a lo largo y alto debido a tener que adaptarse a medidas estándar que no siempre van a resultar exactas en relación a las medidas de las paredes y se puede apostar por todo tipo de soluciones más o menos ingeniosas para conseguir un hueco un poco más grande en el que poder guardar todo lo que se precisa para el día a día.

Instala una puerta corredera

Una puerta puede ser un gran inconveniente para poder colocar los muebles de cocina tal y como se quiere ya que hay que respetar el ángulo de apertura. Una puerta corredera puede ofrecer una solución muy práctica para este problema y ayudar a ganar espacio.

Si la puerta no puede colocarse en el exterior de la cocina puede integrarse en el lateral de los muebles para ocultarla cuando está abierta. Incluso puede plantearse una cocina sin puerta si el espacio es muy reducido. Se puede crear un arco que comunique con el pasillo o con la habitación contigua consiguiendo una mayor apertura al resto de la vivienda.

Alacenas hasta el techo

No dejes hueco entre las alacenas y el techo de la cocina. Si los armarios se prolongan hasta el techo ganarás centímetros muy importantes para tu almacenamiento. Además, este tipo de armarios son muy elegantes, por lo que tu cocina ganará también en el diseño.

Este truco es especialmente atractivo en cocinas a medida, ya que a veces la distancia hasta el techo puede superar las medidas de los armarios estándar. En la parte superior de estos armarios puedes guardar todo aquello que no se usa a diario, utilizando una pequeña escalera de cocina o un escalón para poder llegar a las zonas más altas.

En algunas cocinas la parte superior se utiliza para pasar el tubo de la campana extractora. Sin embargo, hoy pueden encontrarse en el mercado cocinas con un sistema de extracción integrado que no precisa de salida de aire. Si bien son más caras, estaríamos ahorrando el espacio de la cocina y el del tubo, lo que podría ser muy interesante cuando se trata de optimizar al máximo una cocina muy pequeña.

Muebles hasta el suelo

En las cocinas es habitual dejar un zócalo decorativo más o menos alto. Pero colocar patas a la cocina puede ser algo optativo o pueden reducirse a la mínima expresión cuando se juega con muebles a medida. Este espacio inferior puede usarse para cajones en los que guardar aquellas cosas que menos se utilicen o para darles un mayor tamaño a los armarios inferiores, consiguiendo así más capacidad de almacenamiento.

Aunque puede parecer un hueco pequeño, a la hora de la verdad marcará una buena diferencia ya que se va a notar en cada armario. Y, además, estarás evitando tener un espacio vacío al que no accedes y en el que frecuentemente se acumula polvo e incluso restos que pueden caer desde la cocina.

Barras para colgarlos utensilios de cocina

La zona entre las encimeras y las alacenas superiores puede aprovecharse gracias a las barras para colgar diferentes utensilios de cocina. Hoy hay modelos muy atractivos que pueden hacer juego con cualquier estilo de muebles.  La cocina se verá perfectamente recogida y ordenada, se tendrán a mano las espumaderas y espátulas para cocinar y a la vez estaremos librando mucho espacio en un cajón.

Dado que estos útiles de cocina suelen tener un gran tamaño y ocupan mucho espacio, el ahorro puede ser muy importante. También se pueden ahorrar huecos con cuchilleros decorativos o con perchas para colgar las tazas del café al lado de la cafetera.

Dedica tiempo al diseño del interior

Es frecuente que tengamos más sitio del que pensamos, pero el problema sea que no sepamos organizarlo. Si se dedica tiempo al diseño interior de la cocina se pueden buscar soluciones para poder aprovechar hasta el último rincón de cada alacena.

Incluso es posible encontrar modos de aprovechar los estantes por partida doble, apoyando sobre ellos platos y vasos y utilizándolos por la parte superior para colgar tazas, por ejemplo. Así, esa altura a la que no le quitamos partido por la altura de los vasos puede ser utilizada para otros fines.

En cuanto a los cajones, los organizadores interiores no solo ayudarán a poder guardar más cosas, sino que harán que el cajón esté siempre perfectamente organizado y se puedan encontrar todas las cosas rápidamente.