Muchas casas que tienen buhardilla no la arreglaron en su momento para que fuera una zona habitable de la vivienda y ha acabado convertida en un trastero en el que se almacenan muchas cosas que, realmente, no sirven para anda. ¿No sería estupendo poder contar con ese espacio en el hogar y convertirlo en una planta más de la vivienda?

Lo primero que habría que hacer es aislar debidamente el espacio para que tenga la temperatura adecuada tanto en verano como en invierno. Incluso se puede hacer que la calefacción del hogar llegue hasta allí aprovechando que se lleven también las tuberías del agua u otros servicios.

Lo segundo, comunicar correctamente la buhardilla con el resto de la vivienda. Muchas veces, al ser solo un trastero, esta zona tiene la típica escalera retráctil. Pero, si se quiere utilizar de manera habitual, es importante que cuente con una escalera más firme. Hoy, hacer esto es muy sencillo ya que instalar una bonita escalera de caracol es muy sencillo, se puede adaptar al espacio y resulta cómoda y económica. Además, se pueden conseguir en metal o en madera para que encajen con la decoración y estilo de cualquier casa.

También puede ser parte de la obra el abrir alguna ventana extra en el caso de que no haya suficiente iluminación. Por supuesto, las paredes y los suelos también habrá que cambiarlos para que todo quede bonito, agradable y listo para tener un uso diferente del de un trastero.

Aunque puede haber muchas ideas para utilizar una buhardilla convertida en un espacio bien aislado y perfectamente iluminado, nosotros hacemos cuatro propuestas que nos parecen las más habituales.

1. Una habitación para alquilar

Si tienes una amplia buhardilla puedes reformarla y convertirla en una preciosa habitación para alquilar. Dependiendo del tamaño puede ser tan solo una habitación o puede ser un miniapartamento semi independiente con su baño y su pequeña cocina. Cuantos más servicios tenga, más fácil te resultará encontrar inquilino para tu buhardilla. Así, pagarás rápidamente la obra y en poco tiempo estarás obteniendo beneficios.

Algunas viviendas pueden ofrecer un acceso independiente para la buhardilla por el exterior, sobre todo aquellas que ya contaban con dos plantas y escaleras para ambas. Si esto es así, resultará todavía más fácil alquilarla y se podrá obtener más dinero.

2. Independencia para un hijo

La misma idea de reforma en la buhardilla puede ser perfecta para darle una mayor independencia a un hijo que ya tiene cierta edad pero que todavía no ha podido irse de casa. Así, podrá recibir a sus amigos o incluso convivir con su pareja y mantener una cierta intimidad respecto al resto de la familia.

Incluso se puede reformar la buhardilla con previsión, alquilándola para recuperar el dinero invertido o para cuando el hijo la necesite o tenga la edad suficiente para tener una vida más independiente, puede disfrutarla sin que suponga un gasto extra para los padres ya que estará amortizada.

3. Un lugar para el matrimonio

A veces, lo mejor para la familia puede no ser que un hijo suba a la buhardilla, sino que esta se arregle para convertirse en un dormitorio muy especial para los padres. Así, se puede construir una habitación con baño de gran tamaño, agradable y muy cómoda en la que la pareja pueda aislarse al final del día lejos del ajetreo del resto de la casa, sobre todo cuando viven en ella varios hijos adolescentes o pre adolescentes.

Se gana así una habitación con baño en suite que es algo de lo que carecen muchas casas construidas hace algunos años y que muchos matrimonios echan de menos. Incluso, si el tamaño lo permite, se puede construir una zona de vestidor o, en su defecto, armarios a medida para aprovechar las zonas más bajas.

4. Un lugar para trabajar desde casa

El trabajo desde casa es cada vez más habitual. Con la evolución de Internet muchas personas optan por trabajar desde casa ya sea a tiempo completo o combinando ciertos días de trabajo presencial en la oficina con los de teletrabajo. Pero el problema viene cuando otros miembros de la familia están en el hogar a esas horas y es imposible concentrarse en las tareas.  Reformar la buhardilla y convertirla en un bonito despacho es una estupenda solución para aprovechar una buhardilla pequeña o para aprovechar la mitad del espacio dejando que la otra mitad se convierta en una zona de almacenamiento ordenada y agradable.

Aprovechando las zonas más bajas se puede crear un área de escritorio,justo debajo de alguna de las ventanas, en el que trabajar cómodamente. Creando muebles de obra a medida, se aprovechará al máximo cada rincón de la buhardilla que, con un buen aislamiento y la decoración adecuada, será un lugar perfecto para concentrarse y trabajar.