Con la llegada del buen tiempo, disfrutamos más de las zonas exteriores de una vivienda. Si se acaba de construir una casa, es posible que la zona de jardín no esté todavía planificada, pero es el momento de hacerlo para poder aprovechar todo ese espacio con la llegada del buen tiempo.

Es importante tener claro el uso que se le quiere dar al jardín. Si se desea que haya campo para que jueguen los niños, o si va a ser un espacio pensado más bien para adultos en el que la estética sea importante y fundamental. También debes pensar en las diferentes áreas que pueda tener, como por ejemplo una zona para comidas con barbacoa, otra para juegos e incluso, si se quiere contar o no con árboles que darán sombra, pero también exigirán mayor mantenimiento para que se vean perfectos todo el año. En lo referido a los árboles, hay mucha gente prefiere los árboles frutales en el jardín porque les gusta la idea de poder comer fruta cosechada por ellos, pero hay que valorar que sean de hoja caduca. Otras especies ornamentales, no sufren el cambio de hoja y dan sombra durante todo el verano.

En definitiva, hay que planificar el jardín que se adapta a los gustos y deseos de cada familia y, una vez planificado, hacerlo realidad. Estas son algunas ideas.

El cierre del tus espacios exteriores

El primer paso para cuidar el exterior de una vivienda, es cerrar el jardín. Y para esto, hay que elegir el material y el estilo que se desea. Nosotros siempre recomendamos que vaya en consonancia con el estilo de la vivienda para que todo coordine y se vea perfecto.

Seguramente, en el municipio donde tienes la vivienda, haya alguna normativa respecto al cierre, como por ejemplo si hay que dejar espacio entre el mismo y el camino o la acera con la que linde o la altura máxima que puede tener.

Es importante conocer bien todas estas normativas para evitar problemas como puede ser; tener que derribar un muro ya construido y, además, pagar una multa. Fuera de esto, seguro que son muchas las posibilidades en función de si se quiere dar más importancia a la privacidad o a la estética.

También es posible decidir si se prefiere un muro permanente, que es la opción más habitual, o algo que pueda cambiarse con el paso del tiempo. Un ejemplo de esto último son las cercas que se construyen con madera y que pueden desmontarse. Esta opción es muy buena en caso de que se tenga la idea de ampliar o se sepa que va a haber cambios en los trazados de caminos o carreteras.

Hormigón impreso y césped artificial para exteriores

Nadie quiere pasarse todo el tiempo libre cuidando de los jardines de la casa y ocupándose el mantenimiento de los exteriores. El césped natural es muy bonito, pero da mucho trabajo y además consume gran cantidad de agua. Por eso, cada vez son más las personas que apuestan por unos exteriores cuidados pero que tengan poco mantenimiento.

Una buena opción es el hormigón impreso, muy estético ya que, permite una gran variedad de acabados diferentes. Y, para que no se vea un jardín totalmente cementado, con zonas verdes intercaladas creadas a partir de césped artificial.

La opción clásica está en formar caminos hacia las diferentes áreas del jardín y de la casa con el hormigón impreso y cubrir con césped el resto. Pero se pueden crear todo tipo de espacios e incluso creativos dibujos que harán que el jardín tenga un toque fresco y muy original.

Tanto el césped artificial, como el hormigón impreso, tienen un mantenimiento sencillo, así que tu jardín al fin se podrá ver impecable sin demasiado esfuerzo.

¿Te has planteado tener una piscina?

Y ya puestos a recibir la primavera por todo lo alto… ¿por qué no hacerlo con una piscina? Si has crees que es una gran inversión, piensa también en todos los beneficios que recibirás a cambio, y los momentos de ocio tan agradables que vas a vivir en ese espacio junto a toda tu familia.

En torno a la piscina se puede crear un pequeño espacio de ocio con solárium e incluso con un pequeño cenador. Perfecto para disfrutar de un tentempié mientras los niños se bañan, pudiendo ejercer la vigilancia tanto desde una hamaca al sol como sentados a la sombra.

Con la piscina, se puede poner fin a los desplazamientos veraniegos en busca de un espacio para un buen chapuzón. E incluso, también vas a poder disfrutar de un refrescante baño nocturno cuando el calor apriete por las noches y se haga difícil conciliar el sueño.

Y por si estas ventajas fueran pocas, la piscina supone una revalorización importante para la vivienda, por este motivo debes saber que su construcción es toda una inversión que puede ayudar a vender más rápido la vivienda, si en un futuro decides venderla.