Si estás pensando en adoptar una mascota seguro que le estás dando vueltas a ciertos cambios que vas a tener que hacer en casa. Por ejemplo, poner fundas en tu sofá si tu intención es que el animal pueda subirse. Te ayudamos a que tu hogar sea perfecto para tu perro o tu gato y a que este se sienta en casa desde el primer momento con algunas ideas muy prácticas.

Integra el comedero de tu perro en la cocina

Los perros necesitan un poco de disciplina con su comida. No puedes dejarla a su alcance todo el día porque acabarían teniendo problemas de obesidad. Pero tampoco te apetece estar todo el día guardando y sacando los comederos de una despensa. ¿Por qué no integrarlos en la cocina?

Seguramente lo hayas visto alguna vez en Internet y cada vez es más fácil de encontrar. Se trata de un cajón bajo en cuyo interior está el comedero del perro. Cuando el cajón se abre, la comida queda justo a la altura del animal que puede comer cómodamente y, cuando termina, solo hay que cerrar el cajón y quedará perfectamente guardada.

El arenero de tu gato en el interior de un mueble

En los apartamentos pequeños encontrar un lugar para colocar el arenero del gato puede ser todo un reto. Pero hoy las cosas han cambiado mucho tanto en lo que respecta a la arena como a los areneros. Puedes apostar por un arenero de diseño, tan bonito y con líneas tan modernas que no va a desentonar en tu cuarto de baño o en un rincón del pasillo. O puedes comprar un mueble especialmente pensado para guardar en su interior un arenero.

Estos muebles suelen ser pequeñas piezas auxiliares que se integran fácilmente en cualquier espacio. Gracias a las nuevas arenas absorbentes y que no desprenden olor si se limpian a diario, nadie notará que el arenero está ahí y esto dejará de ser un problema.

Ventanal con mosquiteras, la solución para un verano felino

En verano a todos nos gusta abrir las ventanas y disfrutar del aire fresco, pero con gatos esto puede ser un problema. Contrariamente a lo que pensamos, los gatos caen con facilidad desde las ventanas y es peligroso dejar que se acerquen al borde. Por eso, cada vez son más las familias que en optan por los ventanales con mosquiteras permanentes.

Estas mosquiteras son prácticamente invisibles y pueden colocarse también en hojas de aluminio, como si fueran un doble ventanal, para facilitar la limpieza de las ventanas. No solo impedirán que el gato pueda caerse por la ventana, sino que también impedirán que entren insectos, por lo que es doblemente útil.

Tu mascota necesita un rincón en el que estar solo y seguro

Hay animales que están todo el día pegados a sus dueños pero lo normal es que les guste tener un lugar en el que estar a salvo y solos. Tiene que ser un espacio tranquilo y en el que sepan que nadie va a molestarles. Escoge una habitación que no se use con frecuencia o un lugar que no sea de paso para instalar ahí la cama de tu mascota y algunas de sus cosas. Poco a poco irá identificando ese sitio como su rincón y se irá ahí cuando no quiera ser molestado.

Las camas de los perros y gatos pueden comprarse hechas o pueden encargarse con las telas que más nos gusten. Así, por ejemplo, podemos combinarlas con las cortinas o con los tapizados del sofá, haciendo que no se vean como un añadido sino como un complemento más de la decoración. Si la haces a medida pide que sea desenfundable para que puedas meterla en la lavadora cuantas veces sea necesario.

Si vives en una casa con jardín, coloca una gatera

En una vivienda con jardín es frecuente que el perro o el gato salgan al mismo a disfrutar del aire fresco, a hacer sus necesidades o a corretear. Si es el caso y no quieres pasarte el día abriendo y cerrando la puerta a merced de tus mascotas puedes instalar una gatera.

A pesar de su nombre, estos artilugios son aptos también para perros hasta un determinado tamaño y hoy son tan sofisticados que incluso puedes programarlos para que solo pasen el perro o el gato de casa y no el de cualquier vecino o un animal salvaje. Para esto, cuentan con un lector de chip y solo se abren cuando identifican uno de los chips previamente marcados.

Las gateras pueden cerrarse si no se quiere que el animal salga, por ejemplo al caer la noche o cuando llueve, para evitar que manchen la casa. Los modelos que ahora puedes encontrar en el mercado son bonitos y encajan con todo tipo de puertas.