Decorar la casa durante la Navidad es algo más que una forma de tenerla bonita, es una entrañable manera de mantener las tradiciones. Seguro que todos tenemos recuerdos de cómo se decoraba la casa en Navidad cuando se era niño y la emoción con la que se hacía.

Muchos adultos no han perdido esa ilusión y ahora lo hacen con sus hijos, con su pareja o incluso en sus pequeños apartamentos, sin importar si vienen o no muchas visitas, solo por el placer de ver la casa decorada y bonita.

Nos sumamos a esa actitud y por eso ofrecemos algunos pequeños tips para conseguir una decoración más navideña en el hogar, sin tener que complicarse demasiado la vida. Soluciones sencillas y muy atractivas que cualquiera puede realizar.

Alternativas muy elegantes al árbol de Navidad

Si no te gustan los típicos árboles de Navidad o en tu apartamento no hay demasiado espacio para colocar uno puedes optar por alguna de las bonitas alternativas que se ven en Internet. Una de las más sencillas consiste en decorar la repisa de tu entrada con un vaso con una rama de pino y unas velas en forma de piñas. Para quienes tengan algo más de maña, los árboles que se hacen con ramas secas de diferentes tamaños son una bonita alternativa para colgar en una pared.

Los regalos, expuestos

Los regalos pueden estar expuestos como una forma de decoración. Es importante que para eso estén envueltos de una manera original que llame la atención. Te proponemos dos alternativas muy bonitas, una de ellas consiste en envolver los regalos con papel marrón reciclado, usando cordón para atar los paquetes. Si les colocas piruletas rojas de un tamaño proporcional, el paquete quedará precioso y muy ecológico.

La otra alternativa, también muy eco, es la de envolver los paquetes de regalo con pañuelos de tela que, en sí mismos, pueden ser también parte del regalo. Estos pañuelos de diferentes colores y estampados harán que se vean unos paquetes preciosos. Usa cordoncillo fino de color para atarlos.

Decora las ventanas

Las ventanas son fundamentales para conseguir una buena decoración navideña. Puedes optar por pintarlas con los sprays de pintura y de espuma usando plantillas. Así, lo harás muy rápidamente incluso si no tienes práctica dibujando o tu vena artística es más bien limitada.

Pero si prefieres no pintar las ventanas para evitar tener que rascar luego los sprays puedes decorarlas con bonitas guirnaldas que vayan de lado a lado. Así, cuando se terminen las fiestas solo tendrás que retirarlas y guardarlas para el año que viene. Hay muchos modelos, tanto de gran tamaño como pequeños adornos que puedes colgar de la barra de las cortinas.

Usa bandejas para los adornos

En lugar de colocar los adornos navideños directamente sobre una mesa o sobre la entrada, usa una pequeña bandeja y crea sobre ella un motivo atractivo. Esto no solo es muy decorativo y una de las tendencias de moda en la actualidad, sino que además resulta muy práctico ya que si quieres utilizar la superficie solo tienes que coger la bandeja y cambiarla de sitio.

Puedes hacer lo mismo para los centros de mesa que están compuestos de varios elementos. Así, en el momento de quitarlos de la mesa podrás hacerlo rápidamente y, lo mejor, no tendrás que volver a recomponer el centro cada vez que lo quieras colocar de nuevo.

Un árbol en el dormitorio, ¿por qué no?

Si eres de esas personas para las cuales no hay Navidad sin árbol pero tu sala de estar está demasiado repleta de cosas, ¿por qué no ponerlo en el dormitorio? No solo lo vas a disfrutar a diario sino que incluso puedes poner las luces antes de dormir para relajarte un rato.

La otra alternativa es un pequeño árbol de los que se pueden colocar sobre una mesita auxiliar o incluso situarlo en la entrada si hay un espacio suficiente para ello. Se trata de que en la casa no falte un árbol navideño y al final este puede encajar prácticamente en cualquier lugar.

No olvides la corona en la puerta

La tradición de poner una corona navideña en la puerta se ha ido perdiendo con los años. Seguramente, en gran parte, debido a que ya no se tiene el mismo trato y confianza con los vecinos y se prefiere limitar la decoración al interior de la vivienda.

No hay por qué poner grandes adornos que puedan invadir el espacio común, pero una pequeña y elegante corona navideña en la puerta te alegrará nada más llegar a casa y te hará recordar las fechas en las que se están. Si quieres un adorno muy original, busca un tutorial para hacer tu propia corona con materiales reciclados, una alternativa muy ecológica que además ofrece resultados altamente atractivos.