Tan importante es la restauración como saber qué hacer antes de una reforma integral. Muchas de las decisiones que se tomen antes de comenzar la obra van a resultar decisivas para conseguir un buen resultado y poder llevar a cabo todo el proceso de una forma relajada y sin sobresaltos.

Te contamos paso a paso qué hacer antes de una reforma integral para que todo vaya sobre ruedas y no se olvide ningún punto importante.

Decide qué quieres hacer en tu casa

El primer paso es decidir qué aspecto quieres que tenga tu casa tras la reforma integral. ¿Quieres cambiar el número de habitaciones de las que dispones? ¿Te gustaría poder disponer de un aseo adicional? ¿Tan solo quieres renovarla pero sin variar su distribución?

También debes de elegir el tipo de materiales que quieres para tu vivienda. Elige los azulejos que te gusten, el estilo de suelos y otros detalles como el tipo de ventanas que quieres para tu hogar. Así, tendrás claro qué es lo que vas a solicitar cuando llames a las empresas que te darán el presupuesto para tu reforma.

Pide tres presupuestos para comparar

que-hacer-antes-reforma-integral

Con tu lista de requisitos bien definida, llega el momento de buscar a las empresas de reformas que te pueden ofrecer presupuestos. Se aconseja no solicitar más de tres, ya que es un número que permite comparar precios fácilmente sin que acabe siendo un proceso largo.

Elige a las empresas entre las que tengan experiencia y un nombre en tu zona. Y cuando te toque tomar una decisión no lo hagas pensando tan solo en el precio, sino también en otros factores que pueden ser igualmente importantes. Una de las cosas más interesantes es que la empresa se ocupe de todos los permisos de obra y de todas las gestiones relacionadas con las licencias, como hacemos en Grupo Cantó.

Por ejemplo, debes de tener en cuenta los plazos que te dan para realizar el trabajo. Estos tienen que encajar con tus necesidades y seguramente no quieras planear una reforma a un año vista. También debes de tener en cuenta las ideas que cada empresa haya podido aportar para la reforma durante la elaboración del presupuesto.

Escuchar estas sugerencias puede ser de gran ayuda ya que puedes darte cuenta de su experiencia y capacidad resolutiva a tus necesidades. Tal vez, un presupuesto más caro merezca la pena si vas a tratar con un personal con gran destreza, que aporte buenas ideas y soluciones para conseguir unos resultados óptimos en la reforma.

Pide siempre que separen el presupuesto de mano de obra y el de material. De esta manera, si ves que es necesario realizar algún recorte, puedes plantearte introducir cambios en los materiales que vas a usar en tu reforma sin que el recorte repercuta en la elección del equipo de profesionales.

Cierra el acuerdo teniendo todos los puntos muy claros

Una vez que tienes claro con quién quieres trabajar, llega el momento de firmar el contrato para la reforma. Cuando cierres el acuerdo pregunta todas las dudas que tengas. Es habitual que muchas personas no pregunten porque no quieren parecer ignorantes o porque temen molestar con demasiadas preguntas. Pero no debe de quedar duda alguna. Recuerda que tú no tienes por qué saber nada sobre reformas y que la persona que contratas va a trabajar para ti.

En los contratos de reformas se pueden cerrar aspectos como la fecha en la que va a ser entregada la obra, algo que puede ser muy importante para, por ejemplo, fijar la fecha de finalización del alquiler de la vivienda en la que se resida mientras se llevan a cabo los trabajos.

Todo tiene que estar perfectamente acordado y detallado para que no haya problemas, de esta manera el trabajo será fluido y no habrá malentendidos.

Busca un lugar en el que vivir

Es importante que antes de que tenga que dar comienzo la reforma tengas claro dónde vas a vivir mientras esta se produzca en caso de que la obra tenga lugar en tu domicilio habitual. De esta forma evitarás contratiempos de última hora.

Debes de tener cerrados todos los puntos importantes con antelación ya que las obras resultan bastante estresantes y cuanto mejor sea la organización, mejor se llevará todo el proceso. Así, estarás listo para comenzar con la reforma de tu vivienda.

Esto es todo lo que tienes que hacer antes de una reforma integral. Tras esto, solo queda que la empresa se ponga manos a la obra y cambie totalmente el aspecto de tu vivienda. Nosotros podemos ayudarte en todo este proceso. Tenemos una gran experiencia en la reforma integral de viviendas particulares, por lo que no dudes en llamarnos y hablar para que podamos darte un presupuesto para tu obra.