Las humedades y filtraciones aumentan el consumo energético y deterioran la estructura del inmueble

 

Rehabilitación de fachadas

Las fachadas sufren el clima adverso del otoño y del invierno, junto al envejecimiento del parque inmobiliario español, hace que nos encontremos ante un panorama muy favorable a padecer problemas de humedades y filtraciones.

Según el Instituto Nacional de Estadística, el 54% de las viviendas se construyeron antes de 1979, año en el que se exigió incorporar el aislamiento térmico como elemento constructivo. Por eso, más de la mitad de las viviendas españolas pueden tener problemas de filtraciones de agua, por no contar con el correcto aislamiento.

Ante esta situación, en tan solo un año ha aumentado en un 95% el número de peticiones de los trabajos de rehabilitación de fachadas: la impermeabilización de viviendas para prevenir posibles problemas de humedades y filtraciones.

 

rehabilitación de fachadas

Los contrastes térmicos elevan la factura energética

Una impermeabilización deficiente provoca un mayor consumo energético de la vivienda. Como las superficies húmedas se enfrían más rápidamente, se tiene que encender durante más tiempo la calefacción para conseguir el confort deseado.

Estos contrastes térmicos pueden elevar el precio de la factura energética por encima incluso del 25%-30%, en casos especialmente severos de presencia de humedad.

 

Deterioro estructural del inmueble

Una filtración continua y sin tratar puede provocar daños importantes en la estructura del inmueble. Por este motivo, contar con una buena rehabilitación de fachadas y tejados permite que viviendas y edificios se mantengan en perfecto estado durante mucho más tiempo.

 

Tipos de humedades y filtraciones

Las humedades y filtraciones pueden tener diferentes orígenes. Se hacen visibles a través de manchas de moho, grietas o decoloraciones en techos y paredes. La solución es localizar el origen y, en función de la problemática, aislar una zona en concreto o impermeabilizar la vivienda completa.

Las humedades por condensación son las más habituales, en baños y cocinas. En la gran mayoría de los casos, se puede solventar con una mayor ventilación e iluminación natural.

Las filtraciones de agua son un problema estructural que suele afectar a viviendas unifamiliares o en los pisos superiores. El agua de lluvia penetra con goteras, grietas y fisuras en la fachada, puertas o ventanas. Este tipo de humedad desgasta gravemente la estructura de la vivienda.

Por último, otro tipo de filtraciones común es el de las fugas, que se manifiestan en forma de manchas oscuras, cerca de salidas de agua, en el baño o la cocina. La aparición de estas humedades puede significar problemas importantes de tuberías.

 

Rehabilitación de fachadas y adecuación del edificio a la ITE

En Grupo Cantó somos especialistas en este tipo de intervenciones, ya que desde 1940 estamos dedicados a la construcción, poniendo el foco en la calidad, con los mejores materiales, para disponer de infraestructuras y acabados óptimos en cada uno de nuestros proyectos.